وعد 10 حول الخلود الذي يمنحنا الأمل

إليكم 10 يعدهم الله به لحياتنا إلى الأبد معه. قد يجلب الفرح إلى قلبك ، وتوقعات كبيرة لعقلك ، وروحك الأمل الحقيقي الوحيد.

أنشر الحب
  • 45
  • 1
  • 46
    سهم

وعد 10 حول الخلود الذي يمنحنا الأمل

(MiComunidad.com) وعد 10 حول الخلود الذي يمنحنا الأمل. La promesa del cielo es a veces la única cosa que me hace pasar el día. Saber que los errores se corregirán y que la paz y el amor me rodearán como una manta caliente por toda la eternidad, trae consuelo a mi corazón. No habrá más pecado, ni tristeza, ni lágrimas, ni miedo, ni pérdida, ni oscuridad. Dios será el centro de todo, y su presencia será la luz.

Nuestras vidas aquí en la Tierra pueden llenarse de alegría al caminar con el Espíritu Santo. Sin embargo, hay un dolor en todos los creyentes que nos recuerda que este lugar no es nuestro hogar.

إليكم 10 يعدهم الله به لحياتنا إلى الأبد معه. قد يجلب الفرح إلى قلبك ، وتوقعات كبيرة لعقلك ، وروحك الأمل الحقيقي الوحيد.

وعد 10 حول الخلود الذي يمنحنا الأمل
وعد 10 حول الخلود الذي يمنحنا الأمل

1. Hogar

No hay nada como volver a casa después de un día largo y estresante. Es difícil acostumbrarse al mundo en que vivimos. Aunque hay muchas cosas buenas por las que estar agradecido, a veces simplemente sabes en el fondo que este mundo no es tu hogar.

Cuando la vida se pone difícil, cuando te sientes incomprendido o solo, o cuando el dolor que tienes por la paz no puede satisfacerse con ningún lujo terrenal, estos tiempos nos dirigen a la Palabra. Jesús nos recuerda en Juan 16:33: "Les he dicho estas cosas para que en mí tengan paz. En este mundo tendrás problemas. ¡Pero anímate! He vencido al mundo." Hay un dolor en todos nosotros por el amor, la paz y la presencia de Dios. A los creyentes se les ha dado la presencia del Espíritu Santo para ayudar a calmar ese dolor, pero en el cielo, finalmente estaremos en casa.

2. Cara a cara

A menudo, cuando estoy sentado solo, siento la presencia de Cristo sentado conmigo; y sí, le hablo mucho! No sé cómo se ve realmente Jesús, pero cuando finalmente pueda verlo en el cielo, será el momento más puro, más hermoso y más humilde.

El hecho de que Él diga mi nombre, y escucharé su voz por primera vez, simplemente me sorprende. La anticipación de tomar su mano, inclinarse en su presencia y alabar a Dios por siempre con los demás creyentes me da fortaleza y esperanza cada día.

"Entonces él dijo: ‘Jesús, acuérdate de mí cuando entres en tu reino’. Jesús le respondió: “De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso“. (Lucas 23:42-43)

3. Eternidad

Nuestras vidas están envueltas en el tiempo. Las estaciones del año, las horas de trabajo, los padres ancianos, los niños en crecimiento, la lista sigue y sigue. Si te preguntara de qué te gustaría tener más, probablemente dirías tiempo. Nos encanta hacer deseos por lo que podría pasar en nuestro tiempo aquí en la tierra porque sabemos que no estamos destinados a estar aquí para siempre.

Recuerdo estar parado en mi patio delantero cuando era un niño pequeño pensando en lo que significaba la eternidad. Cómo después de que muriera, habría un espacio interminable de tiempo llamado eternidad. Y cómo si iba a gastar eso en algún lugar, quería que estuviera con Dios. Cultive esa mentalidad de la eternidad ahora para que pueda vivir en el momento en que tiene la suerte de no tener que lamentarse.

4. No más lágrimas

Este manto de esperanza me hace pasar más días de los que puedo contar. “‘Él borrará cada lágrima de sus ojos. No habrá más muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor, porque el viejo orden de las cosas ha pasado.” (Apocalipsis 21:4)

Qué día tan glorioso será cuando no haya más dolor, enfermedad o lágrimas para llorar. No tendremos que despedirnos de nuestros seres queridos, perderlos inesperadamente o recibir esa llamada con el diagnóstico sombrío. ¡Todo el dolor acumulado de una pérdida tras otra no será más! No más cáncer, ni enfermedades debilitantes, ni enfermedades mentales, ni más enterramiento de los jóvenes. Qué gloriosa esperanza tenemos al saber que las lágrimas y el dolor tienen fecha de vencimiento.

5. No más miedo

En mi experiencia como mujer soltera, el miedo es, desafortunadamente, un sentimiento cotidiano. Soy cauteloso de mi entorno simplemente caminando de mi auto a la tienda de comestibles, y me inculca la conciencia de situaciones potencialmente peligrosas. Es posible que experimente el temor de perder un empleo, una relación que empeora, se mete en un accidente automovilístico, etc. Pero en el cielo, no habrá más miedo de que algo salga mal.

¿Te imaginas nunca tener que cerrar tus puertas?

"En ningún día se cerrarán sus puertas, porque no habrá noche allí. La gloria y el honor de las naciones serán introducidos en ella. Nada impuro entrará en ella, ni nadie que haga lo vergonzoso o engañoso, pero solo aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida del Cordero.” (Apocalipsis 21 :25-27)

¡Oh, qué día será! ¡Aleluya!

6. Pura realidad

La realidad es dura. Ver las noticias durante cinco minutos puede hundirte en un pozo de desesperación más rápido que la mayoría de las cosas. Nos levantamos cada mañana y pasamos nuestros días. Algunos son mejores que otros, pero en general, si tenemos suerte, lo monótono se convierte en nuestro estándar.

En Filipenses 4:8 se nos dice que pensemos acerca de todas las cosas buenas: “Inicialmente, hermanos y hermanas, todo lo que es verdadero, lo que sea noble, lo que sea correcto, lo que sea puro, lo que sea encantador, lo admirable, si es que hay algo excelente o digno de alabanza, piensa en esas cosas”. ¡Qué alegría será cuando estas cosas se conviertan en la “رتابة” de lo que pensaremos en el cielo!

La gloria y la diversión que tendremos en el cielo me dan esperanza a través de las duras realidades de esta vida en la tierra. Qué emocionante será caminar por las calles de oro, tener comunión con otros creyentes, estar en la magnífica presencia de Dios y sentir paz más allá de lo que podamos imaginar.

7. Armonía

Las relaciones en la tierra están lejos de ser perfectas. Todos somos seres humanos imperfectos que dependen de las cosas equivocadas y esperamos erróneamente que podemos ser la fuente de vida para los demás.

Bueno, Cristo es el ejemplo perfecto de una relación pura con el Padre. ¿Te imaginas un lugar donde todos se quieran incondicionalmente? ¿Un lugar donde no haya peleas, fallas de comunicación, cumplidos, rechazos, miradas vergonzosas, juicios o competencia? Anhelo el día de la reconciliación entre todas las personas cuando veremos al Hijo y conozcamos nuestra posición como verdaderos hermanos y hermanas en Cristo, ni más ni menos.

8. المكافآت

Si eres como yo, la esperanza del cielo es más de lo que podría pedir. Solo estar de pie dentro de las puertas nacaradas es suficiente para humillarme completamente. Todos somos pecadores y no hemos tenido ninguna esperanza de llegar al cielo por nuestra cuenta. Es solo a través de la sangre de Cristo que nuestra fe puede llevarnos a casa.

Cualquier bien que podamos reunir a través de la provisión y la gracia de Dios es todo para Su gloria. Sorprendentemente, a través de las Escrituras, vemos que lo que hacemos en la tierra es lo suficientemente importante para Dios que seremos recompensados ​​individualmente.

"Mira, voy a venir pronto! Mi recompensa está conmigo, y se la daré a cada persona de acuerdo con lo que han hecho”. (Apocalipsis 22:12)

No sé cómo serán las recompensas, y definitivamente no merezco ningún reconocimiento especial, ¡pero qué sorpresa tan maravillosa será!

9. Reunión

Tengo una gran familia numerosa, por lo que las reuniones anuales son parte de nuestro ritmo anual. ¡Es tan divertido ponerse al día con todos y comer comida deliciosa! Sin embargo, con cada año que pasa, hay más y más personas que han fallecido y ahora están desaparecidas en nuestras reuniones.

¡Hay tantos familiares y amigos que estoy ansioso por volver a ver, dar abrazos y compartir risas! ¡Qué magnífica reunión será cuando estemos todos juntos otra vez por toda la eternidad con el Señor!

"Quienes aún vivimos, seremos atrapados junto a ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire” (1 Tesalonicenses 4:17).

10. Nuevo cielo y tierra

Todo será restaurado. Todo pecado pasará. ¡Estaremos para siempre con nuestro Padre, nuestro Salvador y con los demás en gloria! Ningún temor puede enredar nuestras mentes, ninguna enfermedad puede devastar nuestros cuerpos y ninguna tristeza puede pinchar nuestros corazones. Qué alegría será cuando todo se haga nuevo y podamos vivir como pretendíamos: la creación en su máxima expresión. Toda la gloria a Dios. ¡Espero verte allí!

"Entonces vi ‘un cielo nuevo y una tierra nueva’, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y ya no había mar. Vi la Ciudad Santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo de Dios, preparada como una novia bellamente vestida para su esposo. Y oí una gran voz desde el trono que decía: ‘¡Mira! La morada de Dios está ahora entre la gente, y él morará con ellos. Ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos y será su Dios.’ Él limpiará cada lágrima de sus ojos. No habrá más muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor, porque el viejo orden de las cosas ha pasado”. (Apocalipsis 21:1-4)

مصدر: Mandy Smith es una alegre y soltera vida de unos 30 años en GA. Ella es una patóloga del habla y lenguaje de tiempo completo. Sus amores incluyen a Jesús, su familia y amigos, creatividad, tocar guitarra y cantar, café, reír y, por supuesto, ¡escribir! Puede leer más de sus escritos en su sitio web www.myjoyousheart.com y conectarse con ella en فيسبوك , تويتر , YouTube e انستجرام

التعليقات الفيسبوك

أنشر الحب
  • 45
  • 1
  • 46
    سهم